¿Montamos tú puzzle?

¿Te encuentras solo? ¿No sabes cómo continuar? ¿Te sientes perdido? ¿O simplemente no sabes por dónde empezar? Sólo necesitas ese empujón.


En terapia, una de los elementos clave es la cooperación de las diferentes partes. Entre todos lograremos armar ese puzzle que te trae de cabeza.

Lo montaremos, lo desmontaremos y lo volveremos otra vez a montar, construyendo así poco a poco tu puzzle personal.

El elemento central eres tú. Tú tienes tus propios recursos. A lo mejor no te has dado cuenta que lo son.  Eres tú quien tiene las respuestas. Eres tú quien marca el objetivo que quieres alcanzar. Por lo que, eres tú quien mueve las piezas y completará el puzzle.

  Sólo necesitas una ayuda. La figura del terapeuta es un guía que te da una perspectiva más amplia. Es un espejo que te muestra tu propio reflejo. Te ofrezco el espacio que necesitas, tu espacio.

Cómo nos cuenta la metáfora de los dos escaladores…

Tú estás en tu montaña y, yo en la mía. Tenemos el mismo objetivo: subir, cada cual con sus tropezones. Pero yo desde mi montaña veo los caminos de la tuya porque de lejos se ven mejor, con ello, te puedo guiar, pero eres tú quien tiene que llevar la mochila.